CINEFÓRUM JUNIO (2016)

CARTEL CINEFORUM (junio, 2016)“CUIDADO, RESBALA”

El martes, día 14, proyectaremos en el Entresuelo el documental “Cuidado, resbala”, en V.O. Tras su visionado  abriremos un espacio de debate y reflexión sobre lo mostrado en la cinta.

Año: 2013

País: Estado Español

Guión y Dirección: María Camacho Gómez, Montserrat Clos Fabuel, Mercedes Cordero Suárez, Vanessa Gómez Martínez, Leonor Jiménez Moreno, Carolina Suarez Rasmussen.

Duración: 62 minutos.

Sinopsis: Durante las últimas décadas, las mujeres nos hemos ido incorporando a la vida pública, desarrollando nuestra carrera profesional, emprendiendo proyectos laborales y sociales etc… Esta nueva situación social ha requerido que otras mujeres vinieran a ocupar el puesto de cuidadoras y de trabajadoras domésticas que antes cumplíamos en el núcleo familiar. Ni gobiernos, ni empresas, ni los hombres en general, se han organizado para incorporar en sus dinámicas habituales los cambios que ha supuesto este nuevo orden social. Esto ha sacado a la luz uno de los conflictos de género más relevantes relacionados con el cuidado de las personas, y es el hecho de que el rol de cuidadoras lo han ido asumiendo, y aún es así en la actualidad, mayoritariamente las mujeres.

    La intención del documental es la de construir un discurso político y un debate público en torno a los cuidados y el trabajo doméstico, mostrar su importancia vital para nuestro bienestar y desarrollo como sociedad, así como para el sostenimiento del sistema capitalista; evidenciar la contradicción de un sistema patriarcal que no asume la responsabilidad de generar una serie de cambios estructurales que satisfagan las necesidades de los cuidados de la población, así como dar visibilidad a ese trabajo oculto que las mujeres llevan siglos haciendo, destacando la discriminación laboral e indirecta por razón de sexo que implicaba el Régimen Especial de las Empleadas del Hogar (REEH) y su actual ingreso en el Régimen General.

“DE RAÍZ” Nº23

CABECERARADIO

Ya podéis escuchar el podcast del programa “De Raíz”, en Radio Almaina, donde nuestra sección “A Despatriarcar” comienza en torno a la hora y media de programa.

Este programa hemos querido dedicarlo a la reflexión sobre los cuidados, en el marco de las jornadas «Cuidados en Acción» que se están realizando en Granada, y a la temática del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Entrevistamos a Celia García, miembro del equipo redactor de la revista feminista «La Madeja» y organizadora de las jornadas. Celia nos explica el contenido y objetivo de las mismas, e introduce cuestiones relativas a la economía feminista, como la importancia de los cuidados y la problemática de la cadena global de cuidados. Ante la actual despolitización del 8 de marzo, compartimos con vosotras el origen del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, y visibilizamos las luchas llevadas a cabo por los movimientos feministas por la conquista de nuestros derechos. Por último, condenamos el asesinato de Berta Cáceres, líder indígena lenca, feminista y defensora del medio ambiente; asesinada a causa de su activismo.

Esperamos que os guste.

Enlace al podcast: https://radioalmaina.org/2016/03/de-raiz-23-2/

CINEFÓRUM FEBRERO (2016)

CARTEL CINEFORUM (febrero16)“TRABAJO OCASIONAL DE UNA ESCLAVA”

El martes, día 9, proyectaremos en el Entresuelo la  película “Trabajo ocasional de una esclava”, en V.O.S.E. Tras su visionado  abriremos un espacio de debate y reflexión sobre lo mostrado en la cinta.

Año: 1973

País: Alemania

Director: Alexander Kluge

Duración: 91 minutos.

Sinopsis: Roswitha (Alexandra Kluge) se ve obligada a ejercer como abortista, para poder tener más hijos y mantener a su marido estudiante, Franz (Bion Steinborn). Pero la policía interviene y Franz es arrestado. Cuando sale de prisión, Roswitha decide tomar parte en el mundo de la política y del trabajo social. La película sigue los pasos de Roswitha -una solitaria combatiente, armada tan sólo con su propia fuerza y valentía personal- y sus intentos por generar una revolución en la sociedad que, paradójicamente, no consigue introducir en el seno de su propia familia. (FILMAFFINITY)

MANIFIESTO 1 DE MAYO (2015)

ARTE_MANIFIESTO_LOGO_FINAL1_0En el 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajo, desde la Asamblea Feminista Unitaria nos unimos a denunciar las políticas ultraliberales que se están imponiendo desde las élites financieras que están provocando un aumento del paro y la precariedad, así como un deterioro de las condiciones laborales sin precedentes, y un gran empobrecimiento de la clase trabajadora a través de la rebaja de los salarios.

Pero además, queremos darle un enfoque de género a este día, visibilizando especialmente a todas las mujeres: estudiantes, artistas, asalariadas, jefas del hogar, trabajadoras sexuales, precarias, desempleadas… Que además de ser de clase trabajadora encadenamos muchas otras opresiones. Somos lesbianas, bisexuales, trans, jóvenes y ancianas, migrantes y autóctonas. Queremos hacernos presentes un día como hoy porque formamos parte del mundo laboral y por tanto sufrimos las consecuencias de la destrucción del empleo y los derechos sociales, como cualquier trabajador. Pero también porque seguimos realizando un trabajo eternamente no reconocido en los hogares, que recae en nosotras exclusivamente en la mayoría de los casos, invisible, pero a la vez indispensable para que el sistema siga funcionado.
Somos la imagen de la precariedad tanto del trabajo reconocido, como del tantas veces negado, el que tiene lugar fuera de la casa y el que se lleva a cabo dentro de ella. Pero precisamente por ser doblemente obreras, y doblemente precarias no nos queda otra que ser DOBLEMENTE REVOLUCIONARIAS.

En el Estado Español el general, y en Andalucía en particular encontramos un claro sesgo de género en las consecuencias más graves de estas políticas:

El paro está feminizado. Ya que el 37,3% de personas desempleadas son mujeres y el70% de los contratos del pasado año fueron firmados por hombres. Además de que los recortes en servicios públicos han afectado más a las mujeres por ser puestos de trabajos más feminizados. Más del 70% del empleo público destruido ha sido femenino. Esto nos afecta como trabajadoras, pero también como usuarias de estos servicios ya que devuelven a las casas un montón de trabajo de cuidados obligando a las mujeres a absorber esta parte de tareas que antes eran públicas.

La pobreza está feminizada. Pues las asalariadas con una retribución anual inferior al Salario Mínimo Interprofesional están creciendo en los últimos años y suponen ya más de la mitad del total en nuestra comunidad. Y debido a la reducción de las ayudas por desempleo, en 2014 apenas la cuarta parte de las paradas recibieron prestaciones.

La precariedad laboral se agudiza doblemente entre las mujeres. Como pone de manifiesto el aumento de los contratos temporales (95,9%) y a tiempo parcial (33%). Siendo el 75% de éstos últimos desempeñados por mujeres.

La desigualdad entre hombres y mujeres sigue aumentando. La brecha salarial se sitúa en un 24,5%, lo que implica las mujeres andaluzas cobran una cuarta parte menos que los hombres. Pero además, ser mujer en el mercado laboral implica estar empleada una media de 80 días más al año para cobrar lo mismo que un hombre y en muchos casos tener que soportar el sexismo por parte de compañeros y superiores.

CARTEL1MAYO-página001Éstas, junto con otras medidas como la paralización de la ley de Dependencia, el incumplimiento de la ampliación del permiso de paternidad a 4 semanas, hacen inviable el empleo, la conciliación y la corresponsabilidad; hacen incompatibles los tiempos de vida y de trabajo; y dificultan la permanencia de las mujeres en el mercado de trabajo ya que lo que se persigue es la salida de la crisis intensificando el trabajo de las mujeres, a través de la reprivatización de las tareas de cuidados, el 70% de todo el volumen de éstos lo realizan las mujeres, un trabajo sin remunerar que supone el 27% de PIB de nuestro país. Esto se traduce paradójicamente a una situación de ¨más trabajo pero menos empleo¨, es decir de mayor explotación y empobrecimiento. A esto debemos añadir la precaria situación de las trabajadoras del hogar, que no cuentan siquiera con el derecho a la prestación por desempleo y que al amparo de la ley vienen realizando jornadas de 60 horas de trabajo o más, sin tener garantizados unos derechos laborales mínimos. Y también lo que supone el TTIP que se está negociando de espaldas a la ciudadanía, y su impacto de género. Porque con la igualación a la baja de las normativas laborales se ponen en peligro normativas internacionales y derechos laborales y sindicales fundamentales, como la negociación colectiva, y porque la liberación de los servicios acabará con el sector público, sector estratégico para la empleabilidad de las mujeres, como trabajadoras y como usuarias.

Pero como nos creemos eso de que “lo personal es político” también queremos aprovechar el día de hoy para recordar que aunque la crisis nos reubica a las mujeres en el hogar, nunca hemos terminado de salir de él. Compañeros, El día internacional del trabajo tiene que servir también para resignificar lo que entendemos como TRABAJO: ¿Quién se ocupa de hacer la compra y cocinar, recoge la mesa y friega los platos después de comer? ¿Quién se ocupa de los niños? ¿Quién cuida a la abuela? ¿Quién se preocupa de los enfermos en casa? ¿Quién limpia el váter?

Y también, para repetir una vez más, que queremos decidir sobre todo lo que afecta a nuestras vidas. Por ello, insistimos, una vez más, en que estamos cansadas de que ser mujer también signifique tener que soportar que la Iglesia y el gobierno se metan en nuestros cuerpos y nuestra sexualidad. ¡El aborto es un derecho inalienable! No vamos a permitir que nos obliguen a ser madres, a ser fábricas de futuros precarios en una sociedad sin derechos laborales ni verdadera autonomía. Nos oponemos radicalmente a la exigencia de un permiso paterno para abortar a las menores de entre 16 y 17. Porque no queremos dobles varas de medir. Si con esa edad somos mayores para casarnos, trabajar y decidir ser madres, también lo somos para decidir no serlo reivindicamos la participación de las mujeres en los movimientos sociales y en la política. Pues el cambio o la revolución será feminista o no será.

Pero hacemos extensible el derecho a decidir a todos los ámbitos de nuestras vidas. Y reivindicamos la participación de las mujeres en los movimientos sociales y en la política. Porque ser mujer también implica luchar. Y porque sin mujeres no habrá cambio ni revolución posible.

Por todo ello, las diversas mujeres que somos, salimos a la calle, una vez más, para protestar contra el capitalismo que va en contra del 99% de la población y que hace innegable la existencia de una lucha de clases, pero también contra el patriarcado que hace que el anterior nos golpee a nosotras doblemente.

DOBLEMENTE OBRERAS, DOBLEMENTE PRECARIAS: DOBLEMENTE REVOLUCIONARIAS.
QUE VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA.