«Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte».

La historia de LAS HERMANAS MIRABAL.

Patria, Minerva y María Teresa Mirabal fueron tres hermanas dominicanas que dedicaron su juventud a tejer resistencias y rebeldías contra la dictadura de Rafael Trujillo, quien estuvo al mando de República Dominicana por más de 30 años y es considerado uno de los dictadores más implacables y crueles  de América Latina. Sus tres décadas de régimen, que contaron con el apoyo de los Estados Unidos, se caracterizaron por la violenta represión a toda oposición,  reflejada en miles de asesinatos, desapariciones, torturas, persecuciones, violaciones, exilio y diversos crímenes de lesa humanidad[1].

Una rebeldía que ofendió profundamente al dictador fue la negativa de Minerva a la intimidad que Trujillo solicitó después de conocerla en uno de los bailes que organizaba para reclutar y violar a mujeres jóvenes. Después de este evento, Minerva y sus padres fueron detenidos y torturados por primera vez bajo acusaciones de comunismo y la presión para que Minerva escribiera una carta mostrando su arrepentimiento al dictador a lo que ella se negó de nuevo. A lo largo del tiempo Minerva entró y salió varias veces de la cárcel, se licenció en derecho (aunque Trujillo le impidió ejercer expresamente)  y se casó con un compañero de la facultad y de la resistencia. Sus hermanas Patria y María Teresa también se casaron con otros compañeros de la lucha contra la dictadura. Después de una de sus detenciones, sus parejas Manuel Tavárez y Leandro Guzmán quedaron presos en la fortaleza de Salcedo, a donde ellas iban a verlos una vez a la semana desde Conuco. En este contexto,  Trujillo encargó al  Servicio de Inteligencia Militar el asesinato de las hermanas Mirabal.

El 25 de noviembre de 1960, después de la visita habitual a sus compañeros presos, fueron detenidas, secuestras y asesinadas, junto a su chófer, por miembros del SIM.  “Fue así entonces que durante varios minutos unos quejidos y alaridos que no pudieron escucharse fuera de la estructura de la vivienda construida de adobe y forradas de caoba fueron emitidos, y con la respiración entrecortada, los sicarios dieron por teminada su labor de exterminio. Los cuerpos de las mujeres y el hombre ya no hacían ningún movimiento convulsivo, las apalearon hasta morir para luego introducir los cuerpos en el coche y simular un accidente de tráfico. El sargento de la Rosa se dirigió entonces al aposento donde estaba Peña Rivera y le dijo: «Señor, misión cumplida«[2].

La indignación social ante el asesinato de las hermanas Mirabal, el apoyo a su figura y sus ideales, se considera como el punto de inflexión a partir del que se produce el declive del régimen de Trujillo que culmina finalmente asesinato del dictador el 30 de mayo de 1961.

En 1981, se celebra en Bogotá el  Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe y se decide señalar el 25 de noviembre como el Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres, en memoria de las hermanas Mirabal.  El 17 de diciembre de 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas designó elcomo el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

¿Por qué queremos recordar este año la historia de las hermanas Mirabal?

Esto no significa sacralizar la  acción de la ONU ni los días oficiales. Por un lado, somos muy críticas con cómo la agencias internacionales son utilizadas por los grandes poderes económicos y políticos para perseguir sus agendas, con la domesticación del feminismo por las mismas y el uso retórico de  nuestros términos para perseguir objetivos neocoloniales; de otro lado, abogamos por prácticas feministas continuas y cotidianas que multipliquen rebeliones todos los días. No obstante, somos también conscientes de la importancia que los días de lucha internacional tienen para construir sinergias, alianzas, dinamizar movimientos. Conscientes de la importancia de los ritos, lo símbolos y la memoria para construir potencia política. Recordar hoy de las hermanas Mirabal nos permite reconstruir varios hilos. Construimos genealogía para tejer complicidades con otros territorios y otros momentos históricos.

La importancia de la memoria para no perder el sentido.

Tener activa la memoria sirve para recuperar los saberes y prácticas las mujeres y cuerpos disidentes que estaban antes que nosotras. Saber lo que hicieron y dijeron. Tener activa la memoria sirve para no sentirnos solas. Para resistir el despellejamiento continuo que pretende eliminar nuestras huellas. Para construir “ejércitos de brazos”. Para “voler y ser millones”.

El vínculo entre la violencia machista y la violencia del estado.

La lucha feminista es también la lucha por ensanchar el concepto de “violencia machista”. Es violencia machista la física pero también la psicológica. La que es susceptible de ser ejercida por cualquier medio. La que se ejerce contra sujetos diversos. La que articula situaciones personales pero también la que articula regímenes políticos y económicos. La historia de las hermanas mirabal no sirve para reflexionar sobre cómo cuanto más represor el régimen de gobierno de un país es, más violencia contra las mujeres despliega. Nos permite pensar también sobre las personas,  cuanto más crueles contra la disidencia política más violentos también contra las mujeres.

Mucho más que víctimas. Centro de gravedad de la lucha contra la dictadura y los avances democráticos.

Esta historia nos sirve para desafiar al sistema que nos quiere cómo víctimas y no cómo sujetos fundamentales de la acción política. A pesar del incesante esfuerzo por encerrarnos en nuestro mandato de género y la violencias específicas que enfrentamos, las mujeres y demás disidentes de género estamos casi siempre en el centro de la lucha por la transformación y emancipación social.


[1]      https://www.telesurtv.net/news/rafael-trujillo-republica-dominicana-dictadura-victimas-20180529-0046.html

[2]      https://www.ecured.cu/Hermanas_Mirabal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s