COMUNICADO 25 DE JUNIO 2020

megaphone-3Termina el Estado de Alarma provocado por la Covid-19, y mientras los medios y las instituciones insisten en volver a la denominada “nueva normalidad”, es necesario recordar que el pasado 20 de Septiembre organizaciones de todo el estado español declaramos la Emergencia Feminista, y que ésta continúa vigente.

A fecha de hoy se han producido 43 feminicidios, uno cada 4 días en lo que va del 2020. De éstos sólo son reconocidos oficialmente 22 porque de acuerdo con la legislación sólo se consideran víctimas de violencia de género aquellas mujeres que habían mantenido una relación sentimental con su agresor. La actual cifra oficial deja así afuera a casi la mitad de los casos, en los que la relación con la víctima era de otro tipo como pueden ser: clientes, vecinos, familiares, compañeros de trabajo o de estudios, jefes, colegas, o simplemente desconocidos. Sin embargo, es importante visibilizar que casi nueve mil hombres fueron detenidos durante el Estado de Alarma por maltratar a sus parejas mujeres, y que el número de llamadas al 016 (línea contra el maltrato) aumentó un 41,4% durante este periodo, en comparación con el mismo periodo del año anterior, ascendiendo el número total de consultas a 20.732. Más allá del contexto del confinamiento es importante mencionar que los datos contradicen el cansino argumento de las denuncias falsas. Según datos de  Consejo General del Poder Judicial el total de las mismas suponen el 0.01% de las denuncias que se interponen por violencia de género. Y este mismo organismo en un informe publicado recientemente (elaborado tras el análisis de los 1.000 asesinatos machistas ocurridos entre 2003 y abril de 2019) concluye que tres de cada cuatro víctimas no había denunciado y que en ese periodo, 765 menores quedaron huérfanos.

Los feminicidios son solo la punta del iceberg de las violencias machistas que sufrimos las mujeres, que no se limitan al ámbito de las relaciones de pareja, sino que se ceba con las mujeres de manera estructural en todos los ámbitos de la vida, producto de la sociedad heteropatriarcal en la que vivimos. La pandemia ha hecho más visible lo que ya sabíamos, que las mujeres somos las que mayor vulnerabilidad sufrimos ante las crisis sanitarias y económicas, y una de las principales razones es la carga de los cuidados que la sociedad nos asigna debido al rol impuesto por el heteropatriarcado. El 84% de las personas que trabajan en establecimientos residenciales para mayores y personas dependientes son mujeres; en las profesiones sanitarias las mujeres representamos el 51% en medicina, 84% en enfermería, 72% en farmacia y 82% en psicología. Hablamos de trabajadoras que sustentan las actividades fundamentales para la sostenibilidad de la vida. Pero, también nos preocupa la fuerte  destrucción de empleo dada la situación actual, con todas las consecuencias que eso supone. RECORDEMOS, nosotras somos las que presentamos mayores tasas de temporalidad, nosotras somos las que aglutinamos la contratación a tiempo parcial, además del trabajo en la economía sumergida.

 

Por todos estos motivos, EXIGIMOS:

Desarrollo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Modificación del Código Penal para que solo Sí sea Sí.

→ La puesta en marcha inmediata de la acreditación de condición de víctima de violencia de género sin necesidad de denuncia que, aunque está reconocida en la legislación andaluza, aún continúa sin haberse materializado.

Una alternativa habitacional real y de largo plazo para las mujeres que sufren violencia machista, incrementando el parque de vivienda pública destinada a este fin.

Renta Básica Universal. Es violencia económica los niveles de precariedad laboral que padecemos las mujeres en general y especialmente las mujeres migrantes,trans, racializadas, presas, en prostitución, etc.. Por eso es vital asegurar unos ingresos mínimos que garanticen una vida digna para todas las personas.

La regularización ya de las personas migradas, pues para las mujeres migrantes en situación irregular que sufren violencia machista, la vulnerabilidad social, económica y jurídica a la que les somete la actual Ley de extranjería supone una violencia institucional que dificulta enormemente sus posibilidades de denunciar y salir de su situación, así como el acceso a sus derechos en igualdad de condiciones con el resto de la población.

Políticas públicas encaminadas al fomento de masculinidades alternativas planteando modelos diversos a la masculinidad tóxica.

→ Un cambio estructural en el modelo de relaciones laborales que se base en la recuperación de los derechos que se han perdido progresivamente con la aprobación de las reformas laborales y cuyas consecuencias han sufrido en mayor medida las mujeres.

Mejoras de los recursos de atención y apoyo a las víctimas de todas las formas de Violencia de Género. Implicación de toda la ciudadanía para alcanzar una sociedad libre de violencia, más justa e igualitaria. En definitiva, una sociedad feminista. 

Hoy, 25 de junio, como todos los días 25 de cada mes, queremos volver a lanzar un mensaje de sororidad y apoyo a todas las mujeres que sufren o han sufrido violencia.

No estáis solas. Muchas personas, asociaciones e instituciones estamos organizadas para apoyaros.

En caso de emergencia puedes llamar al 091, al 112 o al 016, también puedes utilizar la App ALERTCOPS que conecta con la policía y envía tu localización. En caso de desear información puedes solicitarla en el 016 online: 016-online@mscbs.es . En concreto, para Granada se cuenta con los teléfonos del Centro Municipal de Información a la Mujer, 958248116 y el IAM, 958025800. No debemos olvidar el resto de centros municipales de la mujer de la provincia granadina. Además podéis contar con el asesoramiento altruista de nuestra compañera Susana Ortiz Hidalgo, Psicóloga Sanitaria, Psicoterapeuta Humanista Integrativa y Máster GEMMA, a través del siguiente correo: susanaortizhidalgo@gmail.com