MANIFIESTO 25-N (Asamblea Feminista Unitaria)

ARTE_MANIFIESTO_LOGO_FINAL1_0¡NOS QUEREMOS VIVAS!

Hoy 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, queremos salir a la calle para llenarlas de lucha y feminismo combativo y dejar bien claro que si nos tocan a una nos tocan a todas. Desde la Asamblea Feminista Unitaria, condenamos y mostramos una vez más en las calles nuestro más enérgico rechazo a la violencia machista. Estuvimos presentes en la masiva manifestación estatal del pasado 7 de noviembre en Madrid, caminando junto a compañeras de todos los territorios del estado para mostrar nuestra firme determinación de erradicar la violencia machista y para exigir la implicación en esta lucha de toda la sociedad y de la clase política; y también sufrimos en tan solo 48 horas después de esta manifestación estatal el asesinato de  5 mujeres, por las que volvimos y volvemos a salir hoy a la calle.

En lo que llevamos de año, 62 mujeres y 4 niñxs han sido asesinadas, de las cuales solo 48 de ellas son reconocidas a día de hoy por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ninguna de las cuales era un menor. El 20,9% de estos asesinatos se han cometido en Andalucía, siendo ésta la Comunidad Autónoma con el índice más alto de asesinatos por violencia machista.  La discrepancia en las cifras se debe a que los datos oficiales no contemplan casos en los que “no está clara la causa del asesinato” o en los que el perpetuador no mantenía una relación sentimental con la mujer asesinada. . Las cifras oficiales no reconocerán nunca a la mujer asesinada a manos de su cuñado antes de que éste matara también a su ex pareja. Todavía se mantienen casos en investigación, uno de ellos se debe a que la administración no tiene claro que sea un caso de violencia de genéro porque se suicidó. Lo que no cuentan es que un año antes su pareja había matado a su hija para hacerle daño. ¿Son entonces estos asesinatos claros casos de violencia machista? Si, nosotras no tenemos ninguna duda.

Esto pone de manifiesto la utilización de una definición de violencia contra las mujeres muy parcial y simplista, que no permite abordar la complejidad que supone este problema social. Un problema que a pesar de su gravedad, aún no ha conseguido despertar el suficiente interés entre las autoridades como para firmar un pacto de Estado. El tratamiento institucional del problema sigue victimizando a las mujeres y a menudo, tratando como un problema individual un problema profundamente arraigado en nuestro sistema social y económico. Son frecuentes las caricaturización de los agresores como enfermos mentales o consumidores de sustancias y de las agredidas como débiles, pasivas y tontas, sin profundizar en las causas estructurales de la violencia. Además, la cifra de mujeres asesinadas cada año pone de manifiesto la insuficiencia de la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Una vez más, las mujeres hemos sido utilizadas para el lavado de cara del bipartidismo a través de leyes que se han quedado en papel mojado.

La violencia machista no es un problema individual sino todo lo contrario, es producto del sistema heteropatriarcal en que vivimos, donde los feminicidios no son más que la punta del iceberg de las violencias que día a día sufrimos las mujeres en todos los ámbitos de nuestras vidas. Pero insistimos en que hay un conjunto muy amplio de violencias, más sutiles (comentarios y chistes sexistas, actitudes controladores o paternalistas, etc.) que son las que constituyen la base que permite que el iceberg salga a la superficie y perpetúan la existencia de todas las manifestaciones explícitas de la violencia machista.

Del mismo modo, pensamos que también es violencia el sistema económico que nos gobierna, que desahucia a familias (en muchos casos, mujeres) mientras rescatan bancos y grandes empresas; que atenta contra los derechos laborales para aumentar beneficios, conduciéndonos a una precariedad laboral que prácticamente es inherente a nuestra condición de mujeres. Un sistema económico que impone una división sexual del trabajo que nos obliga a las mujeres a realizar trabajos eternamente no reconocidos ni valorados, relacionados con los cuidados.

Y pensamos también, que violencia es el sistema patriarcal en el que vivimos, que nos relega a unos roles de género que no queremos, nos cosifica, nos encorseta a un ideal de belleza del que es difícil escapar y nos impone un modelo de familia, de relaciones y de sexualidad que no hemos elegido, y que muy a menudo no tiene en cuenta nuestras necesidades, ni nuestras opiniones.

CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS: ¡LUCHA FEMINISTA!

25-N Día Internacional por la Eliminación de las Violencias contra las Mujeres (2015)

CARTEL 25N-A4redesMANIFIESTO CONJUNTO PARA EL 25-N

EL MOVIMIENTO FEMINISTA DE GRANADA, REPRESENTADO POR: LA PLATAFORMA 25 DE NOVIEMBRE y la ASAMBLEA FEMINISTA UNITARIA, que integran a diferentes partidos políticos y sindicatos, a asociaciones de mujeres, personas independientes, y en el caso de la primera, también a entidades de Granada que trabajan a favor de la igualdad y contra la Violencia de Género.

DESEAMOS en primer lugar, expresar el éxito sin precedentes que ha tenido la manifestación popular de unas 500.00 personas expresando el 7 de Noviembre por las calles de Madrid nuestra repulsa ante cualquier forma de violencia machista, un acto político que refrenda una lucha colectiva que aúna diversas sensibilidades y que supone un paso hacia adelante muy importante en el apoyo social y las propuestas políticas en materia de violencia.

DENUNCIAMOS:

  • Que las violencias machistas suponen la manifestación más violenta de LA DESIGUALDAD DE GÉNERO y la más grave violación de los DERECHOS HUMANOS DE LAS MUJERES que padece nuestra sociedad.
  • Que es intolerable este repunte del terrorismo machista. En el Estado Español 1.078 mujeres han sido asesinadas según cifras oficiales desde 1997. En Andalucía en 10 años han sido asesinadas 144. Y esto sólo es la punta del iceberg de las violencias que sufrimos diariamente como mujeres.
  • Que en los últimos años hemos padecido recortes sistemáticos tanto en los recursos especializados contra la violencia de género, como en los servicios públicos. Fundamentalmente en educación, sanidad y dependencia, que afectan triplemente a las mujeres: como trabajadoras, usuarias y cuidadoras, cargando sobre nuestras espaldas un trabajo, que aunque invisible, es imprescindible para la sostenibilidad de la vida y para que el sistema capitalista productivo siga su curso.
  • Que la situación de las mujeres en el mercado laboral nos condena al paro y la precariedad que son prácticamente inherentes a nuestra condición de mujeres, socavando nuestra autonomía económica.
  • Que las verdaderas enfermedades sociales que subyacen en estos asesinatos son el machismo y el patriarcado que alimenta nuestra desvalorización, la cosificación de nuestros cuerpos. Además de atacar a nuestros derechos sexuales y reproductivos y negarnos la capacidad de tomar nuestras propias decisiones, reforzando los estereotipos sexistas que nos culpabilizan, sin que la sociedad, los medios de comunicación y los poderes públicos se enfrenten a los mitos misóginos y anti feministas.

EXIGIMOS:

  • Un PACTO DE ESTADO CONTRA el TERRORISMO MACHISTA que se centre en la escucha y buen trato a las víctimas, la educación en y para la igualdad y el respeto, y la prevención.
  • Que implique un cumplimiento real y que se dote de medidas y recursos necesarios y que toda la sociedad, sus organizaciones e instituciones se comprometan en esta lucha.
  • Que se desarrolle e implemente el Convenio de Estambul y el cumplimiento de las recomendaciones de la CEDAW, y se reforme la ley 1/2004 para que estén reflejadas todas las formas de violencia contra las mujeres.
  • Que la lucha y los recursos incluyan tanto la violencia que ejerce la pareja o ex pareja como las agresiones sexuales, el acoso sexual en el ámbito laboral, la trata con fines de explotación sexual/laboral de mujeres y niñas y todas las violencias machistas.
  • Que todas las instancias de gobierno se comprometan realmente en la prevención y erradicación de las violencias machistas, así como en la asistencia y reparación de todas las mujeres en situación de violencia, independientemente de la situación administrativa en que se encuentren las mujeres.
  • Que el acento se ponga en la protección de las afectadas, facilitando diferentes salidas que impliquen una verdadera recuperación vital, económica y social de ellas así como de sus hijos e hijas.
  • Que la prevención sea una política prioritaria, que incluya un sistema coeducativo en todos los ciclos, la formación específica para todo el personal profesional que interviene en los procesos, los medios de comunicación, la producción cultural y la sociedad civil en la lucha contra las violencias machistas.
  • Que los medios de comunicación se comprometan a hacer tratamiento adecuado de las diferentes de violencias machistas, visibilizándolas, evitando el sensacionalismo morboso en su tratamiento y utilizando un lenguaje y unas imágenes no sexistas.
  • La eliminación de la custodia compartida impuesta y el régimen de visitas a los menores de los maltratadores condenados. La retirada y no cesión de la patria potestad a los maltratadores.

DESDE EL MOVIMIENTO FEMINISTA DE GRANADA hacemos un llamamiento a salir a la calle, a denunciar todas las violencias que sufrimos diariamente, y a reivindicar el feminismo como forma de luchar por una sociedad libre de opresión para las mujeres. Porque la mitad de la humanidad tiene que seguir viviendo, no podemos permitir ni un asesinato más.

¡¡¡NOS QUEREMOS VIVAS!!! ¡¡¡BASTA YA!!!
CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS, FEMINISMOS COMO RESPUESTA

 

COLECTIVOS FIRMANTES: Asamblea Feminista Unitaria, Asamblea de Mujeres de Granada Mariana Pineda, CCOO, CGT, CSE, En Lucha, IU, Mujeres en zona de conflicto, Plataforma 25N, UGT, UJCE.